Testimonios

Superando la barrera del idioma y la falta de competencias

Seedy de Gambia

Seedy llegó a España en 2009, cuando estalló la crisis financiera. Con las restrictivas leyes españolas, su estatus legal no pudo regularizarse hasta finales de 2018, por lo que tuvo que realizar trabajos duros y mal pagados en el mercado negro. En estos trabajos no tuvo la oportunidad de aprender español adecuadamente. Debido a que los servicios sociales remitieron a Seedy a los servicios de empleo de SSF, inició una vía de intervención que se centró en la adquisición de habilidades transversales y clave para adaptarse a las necesidades del mercado laboral español, dado que no tenía estudios en Gambia. Pero el principal problema era la falta de dominio del español. Seedy siguió un itinerario simultáneo: mientras adquiría las habilidades necesarias para trabajar, también mejoró su nivel de español en los servicios prestados por SSF. Esto le ha permitido obtener por primera vez un contrato como camarero de almacén en un supermercado. Ahora, Seedy sigue asistiendo a los servicios de empleo de SSF, su nivel de español está mejorando día a día gracias a la combinación del curso de español y el uso regular en el trabajo. Finalmente, puede sentirse más integrado y respetado en la sociedad.

Validar su diploma al crear una empresa

Patricia de Ecuador

Patricia llegó a España en 1997 desde Ecuador, donde estudió Administración de Empresas. Hasta 2011, cuando perdió su trabajo, no le importó la validación de sus conocimientos previos, ya que no le costó mucho conseguir un trabajo en España, pero siempre en funciones no cualificadas. De 2011 a 2017 no encontró ningún trabajo a tiempo completo ni permanente, y Patricia tuvo que recurrir a la asistencia de los servicios sociales. Luego, fue transferida al servicio de empleo de Solidaridad Sin Fronteras. Contó su historia a la trabajadora social, quien la guió para iniciar el proceso de convalidación de su licenciatura en Ecuador en España, y recibió durante 6 meses diferentes capacitaciones, principalmente relacionadas con el mejoramiento de sus habilidades digitales y empresariales. En esta última formación, se le pidió que elaborara un plan de negocio mientras esperaba obtener la validación, que tarda más de un año en España. Esto le permitió tener el plan listo en el momento en que se aprobó la validación. Con el apoyo de la profesional de SSF accedió a una beca para financiar su idea de negocio: un restaurante "arepas" en Alcorcón, una ciudad cercana a Madrid. Ahora siente que ha tomado la decisión correcta al optar por la validación de sus conocimientos previos y crear un negocio con el apoyo de los profesionales de SSF.

La diversidad alimentaria y el patrimonio cultural pueden acelerar la inclusión económica

Jackline de Camerún

Jackeline, de 32 años, es una mujer camerunesa que llega a Italia en 2016. Se encargó de los servicios sociales para los refugiados y los beneficiarios de la protección internacional. Aprender italiano no fue difícil para ella, que tenía un buen nivel de educación. Tiene dos tipos de trabajo, dependiendo de los períodos estacionales: en invierno trabaja en un hospicio, mientras que el resto del año trabaja en una cooperativa agrícola donde se dedica al cultivo de frutas y verduras, así como a la transformación de productos. Ha aprendido a hacer mermeladas, mermeladas, salsas y otros productos típicos piamonteses. Se enorgullece de haber inventado una nueva salsa que lleva su nombre "salsa Jackline" y que es una mezcla de cocina africana e italiana. Es este segundo trabajo el que le financia, mientras que la experiencia en el hospicio es sólo un recurso para ganar dinero durante todo el año. Hablando de la cooperativa, demuestra una gran capacidad comercial para promocionar sus productos y folletos. Su italiano es excelente. No habla de su vida anterior, ya que no es tan importante ahora. Se siente realmente incluida en la comunidad de Turín.

La motivación y la autoeficacia generan un círculo virtuoso para aprender el idioma

Marina de Costa de Marfil

Marine, de 40 años, es una mujer de Costa de Marfil que llegó a Italia en 2014. Creció en una familia de seis hijos, pasó su infancia con un primo que no la dejó ir a la escuela. Cuando llegó a Italia era analfabeta y tenía un pobre conocimiento oral del francés. Durante la guerra civil en Costa de Marfil había dejado el país para ir a Libia, donde las condiciones de vida eran duras y peligrosas. Así que decidió escapar junto con un hombre de Ghana que compartía las mismas malas condiciones de vida. Al llegar a Italia fue seguida por una cooperativa que trabajaba con refugiados e inmediatamente se inscribió en un programa de alfabetización donde aprendió a escribir y leer en italiano. Era realmente difícil para ella y estaba avergonzada en comparación con sus compañeras (todas refugiadas adultas pero con educación superior), pero estaba muy motivada para aprender italiano: su compromiso era a tiempo completo ya que después de la escuela seguía estudiando italiano. Cuenta que la televisión con subtítulos en italiano era una gran fuente de autoaprendizaje. Ella solía fijarse metas semanales pequeñas y sencillas en el aprendizaje del italiano; vivía cada una de las metas alcanzadas como un gran éxito que la empujaba a fijarse metas más altas. Su alfabetización coincidió con el idioma italiano. Ahora lee y habla en la actualidad y sólo tiene algunos problemas para escribir. Se siente muy agradecida y dice que "la dejaron convertirse en una persona". Ahora trabaja como cocinera en prácticas en un centro de acogida de menores no acompañados y es capaz de mantenerse a sí misma (en Italia, estas prácticas se definen específicamente para los refugiados y los beneficiarios de protecciones internacionales (se denominan "borse lavoro") y son remuneradas por la administración pública nacional o local). Está muy orgullosa de sí misma, aunque las penas de su vida anterior en África siguen abiertas, pero ahora tiene nuevos proyectos para el futuro: estudiar para convertirse en una cocinera certificada y aprender francés.

Ofrecerse como voluntario para acelerar la integración, además de aprovechar las diversas oportunidades de aprender el idioma

Ana de Georgia

"Cuando llegué a Francia con mi marido y mi hijo, estaba embarazada. Sólo sabía unas pocas palabras en francés:"hola, adiós, gracias, no entiendo". Había estudiado música en Georgia. Había trabajado durante 11 años como profesora en la escuela de música y en la escuela primaria para clases de canto. Tan pronto como llegué a Francia, quise tomar cursos para hablar francés. Comenzó en los Restos du cœur y luego, cuando fuimos al centro de solicitantes de asilo, tomé otro curso.

Cuando mi hijo iba a la escuela, miré sus tareas y también aprendí así siguiendo su trabajo escolar. También vi mucha televisión francesa. Cuando fuimos a la Administración Francesa de Inmigración e Integración para firmar el contrato de acogida e integración, nos enviaron a la Greta para tomar cursos de francés.

Hice la formación obligatoria y aprobé el Diploma de Estudios de Lengua Francesa (DELF) Nivel A1. Continué con el DELF Nivel A2 de nuevo gracias a la Administración de Inmigración. Luego seguí un curso de formación de 600 horas en la oficina de empleo. Realmente me ayudó mucho.

Aprender el idioma me ha abierto las puertas. Pude hablar, explicar lo que necesitaba. Saber francés me ha ayudado mucho. Podría expresarme, decir lo que pienso. Aquí la gente piensa libremente, no hay que tener miedo de hablar. No debemos desanimarnos porque a veces es difícil. Salir de la casa, estar en contacto con otros y no quedarse con la gente de su país. También es importante estar en contacto con el trabajador social del centro de solicitantes de asilo. Siempre había sido muy activa y tenía muchas ganas de trabajar. Quería seguir trabajando en el campo de la música como profesora. Tuve que encontrar algo que hacer, incluso de forma voluntaria. Después del nacimiento de mi segundo hijo, me ofrecí como voluntaria en la guardería pero también en la iglesia para los festivales de música. Toco un instrumento de mi país. Gracias a la guardería, un miembro del personal de la municipalidad de Le Puy me vio participar en el baby shower y tocar música. También toco en fiestas de barrio, y con la orquesta sinfónica del conservatorio de música. Canto en un coro como solista. Un día me ofrecieron un sustituto en el conservatorio como profesor de piano, luego clases de teoría musical en las ciudades vecinas, así como de iniciación musical. Desde entonces he estado haciendo reemplazos para el coro, he hecho muchos reemplazos.

En Francia, hay muchos beneficios sociales, especialmente en términos de salud. Fui bien cuidada en el hospital de maternidad por el nacimiento de nuestro segundo hijo. Las mujeres tienen más derechos aquí. Pero puedo decir que las mentalidades son similares a las de mi país, son bastante similares. Tenemos las mismas fiestas religiosas. Además, vivía en un pueblo pequeño como éste.

Mi hijo se ha adaptado muy bien.

El año pasado seguí un curso de formación financiado por la Oficina de Inmigración para validar un nivel B1 y pude solicitar la naturalización. Estoy muy contento de estar aquí. »

Una sucesión de opciones individuales y familiares apoyadas por las asociaciones locales en un entorno regulado

Anton de Armenia

"Dejé mi país porque tenía problemas con el gobierno, tenía una empresa en Armenia y la corrupción significaba que siempre había que pagar para trabajar. He decidido parar esto. Lo importante era proteger a mi familia. Cuando decidí irme, no sabía adónde ir, pero había oído hablar de Francia. Imaginé Francia como un país de libertad. En mi opinión, Francia era el único país del planeta donde se encuentran la libertad y la igualdad.

Llegamos con mi esposa e hijo a Clermont-Ferrand en autobús. Fuimos directamente a la prefectura para pedir la protección del Estado francés. Hemos sido bien recibidos desde el principio. Hemos sido alojados por la prefectura en un hotel durante aproximadamente un mes y luego hemos sido trasladados a un centro cercano para solicitantes de asilo (CADA) que está gestionado por la asociación CECLER. Nuestro hijo fue a la escuela. Luego, 6 meses después de nuestra llegada a Francia, fuimos enviados a otro centro en Langeac. Allí nos encontramos con gente de muchas nacionalidades diferentes. Era muy importante porque teníamos que hablar francés. Nuestro alojamiento fue adaptado y amueblado. Estaba limpio. Una asociación, los Restos du cœur, nos dio clases de francés en el lugar. Nuestro hijo aún estaba en la escuela.

Por el lado del trabajo, se necesitó mucha voluntad. He elegido lo que hago ahora. Yo era el que quería decidir, no quería hacer cualquier cosa, tenía una idea en la cabeza. En CADA me aburría y, sobre todo, quería devolver lo que nos habían dado. Trabajé como voluntaria en Emaús utilizando mis habilidades en ebanistería y carpintería. La Oficina Francesa de Protección de Refugiados y Apátridas nos concedió protección internacional y firmamos el contrato de acogida e integración en Clermont-Ferrand. Gracias a esto pude seguir cursos de francés mientras continuaba mi trabajo en Emaús. He hecho un buen progreso.

Como había dejado mi carnet de conducir en Armenia, no podía conducir. Era un gran problema, no era autónomo y dependía mucho de los demás. Mi familia y yo estábamos atascados, no podíamos mudarnos. Fue el centro de empleo el que financió mi permiso de conducir. Trabajé por la noche para aprender todas las palabras de memoria para pasar la parte teórica y la obtuve en el primer juicio. Luego, cuando obtuve mi licencia de conducir, tomé un crédito del banco para comprar un vehículo. Con el coche, distribuí folletos durante 26 meses en Le Puy y sus alrededores. El salario era muy variable, la situación era bastante inestable. Al director de Emmaüs le gusté y me dio muchos consejos. Hice un curso de formación en carpintería de obra. Pero nadie quería contratarme después de este entrenamiento. De todos modos, quería trabajar en mi idea, no quería hacer cualquier cosa. Mis amigos me dieron información. Me ayudaron a entender cómo funcionan las cosas. Así que fui a la Cámara de Comercio para ver cómo crear mi negocio e hice el entrenamiento de 4 días. Pagué por mi formación y pude establecerme como empresario autónomo. Hoy en día trabajo bien, estoy en contacto con tiendas de cocina que me piden que monte muebles en las instalaciones de los clientes.

Varias cosas eran importantes para mí, la cálida bienvenida de Francia a nuestra llegada, con un buen alojamiento. Lo importante era que teníamos muchas relaciones con los franceses. Yo diría que hoy el 70% de nuestras relaciones son francesas.

Pero lo importante para mí era que sabía lo que quería, que quería trabajar y que no quería dejarme llevar por los demás. Quería la libertad de hacer lo que quisiera, ¡y quería una buena vida!

Ahora quiero tener una casa, ese es el siguiente proyecto. »

Participación en un programa de prácticas en empresas

Rania de Siria

Rania es una refugiada de Siria. Tiene 36 años. Llegó a Dinamarca en julio de 2014 con su marido y sus hijos. Rania es licenciada en literatura inglesa por la Universidad de Damasco.

Desde principios de 2016, Rania ha estado en un viaje, pasando del desempleo a una pasantía en el programa de pasantía corporativa en Novo Nordisk, para conseguir su trabajo soñado como administradora de ensayos clínicos en Novo Nordisk en abril de 2017.

Durante mi periodo de prácticas en Novo Nordisk, definitivamente me he vuelto más claro sobre mis propias fortalezas y competencias. Pero lo que realmente hizo que la pasantía fuera una experiencia innovadora fue que todos los que conocí me hicieron sentir bienvenido. Me ayudaron a construir mi autoestima profesional y me apoyaron en el desarrollo de mis habilidades. Y lo hicieron por cuidado genuino hacia mí. Nunca olvidaré eso".

Para Rania, el programa de prácticas en empresas ha sido una vía de intervención de gran éxito para mejorar su acceso al mercado laboral, ya que le ha abierto las puertas.

 

La importancia de la tutoriá

Khawla de Siria

Khawla, de 36 años, es una mujer siria que llegó a Dinamarca en 2014. Al igual que muchos otros nuevos daneses, le resultó difícil trasladar sus propias experiencias anteriores del sistema educativo y el mercado laboral sirios al contexto danés. En Siria, Khawla obtuvo el título de abogado correspondiente a una licenciatura en normas danesas. Sin embargo, al llegar a Dinamarca, Khawla rápidamente comenzó a recibir formación profesional para convertirse en trabajador social de salud. Khawla se inscribió en un programa de mentores donde fue emparejada con un mentor, Tove. Según Khawla, este mentor se convirtió en un imperativo para su futuro camino, ya que ayudó a Khawla a navegar en el sistema. Khawla se dio cuenta de que tenía un gran interés en las matemáticas, y que soñaba con educarse y encontrar un empleo en un campo más relacionado con esto. Su mentor la ayudó a investigar diferentes industrias en Dinamarca, y descubrieron que una formación en ingeniería sería adecuada para Khawla, siendo una industria con una gran escasez de mano de obra. Khawla está haciendo un curso preparatorio y espera ser admitida pronto en una escuela de ingeniería. De esta manera, su programa de mentores ha mejorado su acceso al empleo.

Seguimiento de un migrante

Maria de Venezuela

Mujer venezolana, solicitó asilo en España hace 10 meses. En Venezuela trabajó ofreciendo servicios bancarios. Ella no hizo su diploma equivalente, como siempre. La mayoría de los inmigrantes no lo hacen porque no consideran esta posibilidad, piensan que es inútil o no pueden pagar los costos.

Al principio de la intervención, había un obstáculo importante: sus papeles legales estaban perdidos y ella era indocumentada. En esta situación, los profesionales decidieron buscar oportunidades de trabajo en el campo informal, porque el pago de una habitación era urgente. Con la ayuda del orientador profesional, publicó un anuncio sobre el servicio doméstico. Trabajaba como empleada doméstica mientras esperaba sus papeles legales.

Cuando recibió los papeles, buscó otras oportunidades y comenzó a trabajar en una empresa de telemarketing, donde continúa hoy en día.

Es una persona con gran motivación, habilidades para la búsqueda de empleo y competencias digitales. Los profesionales implementaron una intervención desde la base, relacionada con los procedimientos generales de ciudadanía: búsqueda de vivienda, cómo funciona el mercado laboral español, procedimientos de seguridad social. La orientación se llevó a cabo en sesiones individuales, ya que no pudo asistir a las sesiones de grupo debido a sus horas de trabajo.

Podemos ver que los profesionales se adaptaron a la situación personal de la recién llegada, ayudándola a enfrentarse a una situación económica crítica al principio y al desarrollo de una nueva carrera cuando su situación legal era estable. Asimismo, se centraron en los aprendizajes básicos sobre los procedimientos del sistema laboral y social español.

Adaptación profesional a las necesidades del migrante

Ana de Colombia

Mujer colombiana de 40 años, más de 10 años en España. Tiene tres hijos y está divorciada. No obtuvo su diploma de bachillerato y no reflejó en su currículum en español su experiencia como camarera en Colombia. Es muy activa y muestra una gran motivación: ha realizado varios cursos (manipulador de alimentos, camarera de hotel...).

Aceptó muy bien las sesiones de orientación, pero individualmente. La profesional identificó que carecía de competencias digitales para buscar trabajo, pero no asistió a los talleres grupales sobre este tema. La motivación para desarrollar esta competencia y la enseñanza tuvo lugar en reuniones individuales con ella. Al principio, la profesional hacía el trabajo en lugar de ella: se registraba en los sitios web de empleo, se presentaba a las ofertas. Los buenos resultados la llevaron a interesarse por las competencias digitales y empezó a tener motivación para aprender sobre ellas.

Podemos ver que la intervención se adaptó a las necesidades y voluntad de la persona. Es importante tener en cuenta la experiencia migratoria y pre-migratoria, pero también que el profesional respete las necesidades de la persona en ese momento. La profesional entendió que cambió sus prioridades y su carrera profesional (no estaba interesada en buscar trabajo de camarera desde el principio). Al mismo tiempo, la profesional identificó su falta de herramientas digitales para la búsqueda de empleo y la motivó para que aprendiera a aprender.

Una integración profesional y social exitosa, gracias a la determinación intrínseca de perseguir sus objetivos con el apoyo de la parroquia

Yunan d’IrakYunan de Irak

Una integración profesional y social exitosa, posible gracias a la determinación intrínseca de perseguir sus objetivos con el apoyo de la comunidad parroquial.

Yunan tenía 25 años cuando llegó a Francia en 2017 con sus padres y su hermana. Huyeron de Irak a causa de la guerra. Se unieron a la provincia de Haute-Loire para encontrarse con miembros de la comunidad iraquí nativos de la llanura de Nínive que habían sido recibidos por una parroquia católica, incluida su prometida. El apoyo de la parroquia permite a Yunan y a su familia alojarse en un ambiente de contacto cotidiano con los franceses. Apoyados en sus procedimientos administrativos, también se benefician de la red de voluntarios para asuntos materiales, como la movilidad local.

Yunan obtuvo el estatuto de refugiado unos meses más tarde. Muy activo, ha participado como voluntario en trabajos de renovación. Unos meses más tarde, gracias a la red de voluntarios, encontró trabajo como pintor de yeso. Por consiguiente, pidió que se aplazaran los cursos de idiomas prescritos por la Oficina Francesa de Inmigración e Integración cuando se firmara el contrato de acogida e integración.

A través del contacto con voluntarios y luego con sus colegas en el trabajo, Yunan ha adquirido los conocimientos básicos de francés y ha desarrollado habilidades de comunicación oral en primera instancia. A nivel personal, Yunan se casó con alguien de la comunidad iraquí que vive en Le Puy. Unos meses más tarde, consciente de la importancia de dominar el francés por escrito, Yunan se puso en contacto con el Greta para matricularse en el curso obligatorio de lengua prescrito por la Oficina de Inmigración francesa, aunque ya había alcanzado el nivel A1 en comunicación oral al que se refería esta prescripción. Por lo tanto, la formación se ha orientado principalmente hacia el desarrollo de habilidades escritas para que el Sr. H. pueda reclamar nuevas responsabilidades dentro de la empresa en la que trabaja. De hecho, aunque la educación superior que ha seguido en Irak no está en el sector de la construcción, ha recibido formación en gestión de equipos y su empleador quería darle un puesto de jefe de equipo.

Yunan dice que quiere perseguir en el país anfitrión los mismos objetivos que tenía en su país de origen, a saber, asumir un puesto de responsabilidad, formar una familia y construir una casa. Para él, la clave para alcanzar estos objetivos es la disposición que despliega, especialmente en su trabajo, así como el deseo de participar en la "vida de la ciudad". Desea solicitar la nacionalidad francesa y se ha inscrito en la prueba de lengua para validar un nivel B1 en francés con el fin de presentar su expediente de naturalización.

Una evaluación de habilidades seguida de un camino de integración con períodos de prácticas en empresas

La Sra. S. de Camerún

La Sra. S., de la parte francófona de Camerún, llegó a Francia en 2011 como parte del programa de reunificación familiar. Tenía 45 años y había trabajado varios años en África como vendedora de mercado. Nunca había ido a la escuela y era analfabeta, pero le iba bien en el cálculo.

La Sra. S. firmó el contrato de acogida e integración dentro de los 3 meses de su llegada a Francia. La Oficina de Inmigración prescribió cursos de idiomas con el objetivo principal de desarrollar las aptitudes escritas, aunque también es necesario mejorar la expresión y la comprensión orales. Su vocabulario debía enriquecerse, ya que en su país utilizaba principalmente una lengua vernácula.

Por lo tanto, la Sra. S. siguió el curso obligatorio de francés, pero también otro curso, también financiado por la Oficina de Inmigración. Al mismo tiempo, llevó a cabo una evaluación de las aptitudes prescritas por la Oficina de Inmigración como parte del contrato de acogida e integración. Esta evaluación le permitió conocer e identificar las competencias que había adquirido a lo largo de su vida laboral, incluso si se trataba del sector informal y, por lo tanto, no se justificaban en documentos oficiales.

Cuando terminó su formación lingüística, la Sra. S. no pensó en trabajar, ya que su marido estaba jubilado y disponía de recursos suficientes.

Sin embargo, después de un tiempo, las dificultades en casa la llevaron a considerar la posibilidad de buscar trabajo. Había identificado a Greta como un lugar de "recurso", gracias al apoyo pedagógico del personal. Así que se puso en contacto con Greta de nuevo para que la apoyaran en su búsqueda de trabajo cuando su situación se tornó crítica. Tuvo que inscribirse en el centro de empleo y luego se incorporó a un curso de formación para prepararse para el empleo en septiembre de 2013. Esta formación, financiada por la Región de Auvernia, le dio derecho a un salario que le permitió cubrir sus gastos básicos, pero también superar los obstáculos relacionados con la movilidad, dado que vivía en un pueblo a 20 km del centro de formación. Gracias a este curso de formación, la Sra. S. conoce el entorno laboral en Francia y las necesidades de los empleadores. También puede comprender mejor el funcionamiento administrativo. Las prácticas de trabajo en las empresas le permitieron aprender sobre trabajos que no conocía. Fue capaz de adquirir gestos profesionales, de desarrollar su experiencia en una posición en la que sus habilidades anteriores eran reutilizables. Pero, sobre todo, ha sabido demostrar que tenía unas competencias transversales que son especialmente valoradas por los empresarios: la adaptabilidad, el dinamismo y la inversión personal en el lugar de trabajo. Estos períodos de trabajo han sido esenciales en el camino de integración de la Sra. S. por varias razones: 1) no tenía experiencia en el trabajo dirigido al personal de limpieza (sus experiencias anteriores no se podían transponer como tales en el contexto laboral francés); 2) le hubiera sido difícil contactar con las empresas por sí misma; 3) le hubiera sido difícil hablar de sus conocimientos técnicos y defender su candidatura durante las entrevistas de trabajo. Estos períodos de prácticas le permitieron a la Sra. S. demostrar lo que era capaz de hacer y demostrarlo al empleador. Hicieron posible eliminar las ideas preconcebidas de ambas partes.

El papel del formador era importante como mediador entre el empleador y la Sra. S., en primer lugar para descifrar y aclarar las expectativas de ambas partes (presentación de los objetivos de la pasantía al empleador, pero también las obligaciones del pasante). El seguimiento durante la pasantía permitió aclarar las preguntas de ambas partes. Una vez establecida una relación de confianza, el formador llevó a cabo la negociación de un contrato de trabajo de 6 meses subvencionado por el Estado.

La flexibilidad del sistema de formación permitió crear un programa de integración a medida en el que se identificaron los cuellos de botella antes de eliminarlos. El camino de integración podría extenderse hasta que consiga un trabajo. El seguimiento posterior a la formación realizado por un formador permitió reforzar los vínculos entre la Sra. S. y su empleador y, al final de este primer contrato, pudo firmar un contrato permanente.

El éxito de esta integración profesional se debe principalmente al concepto de camino de integración. El dominio de la lengua francesa fue el primer obstáculo a superar, sobre todo en la comunicación oral. El apoyo del formador permitió compensar la falta de competencias escritas. La formación previa al empleo ha permitido comprender la legislación laboral, los códigos existentes en el entorno laboral, conocer las posibilidades de empleo en la zona y familiarizarse con los puestos de trabajo y las cualificaciones. También ha permitido realizar prácticas en empresas con un apoyo que genera confianza al disipar los temores. Estos períodos de prácticas han sido decisivos para la Sra. S., que pudo demostrar sus habilidades.